¿Recibió la vacuna COVID-19? Cómo el sueño puede optimizar su efectividad

La mayoría de nosotros estamos esperando nuestro turno para obtener la vacuna Covid-19. Algunas personas son entusiastas y otras se sienten más cautelosas, ansiosas y sospechosas. Este es un buen momento para hablar sobre cómo el sueño puede afectar la respuesta inmune del cuerpo a una vacuna. Esta es información particularmente importante para saber ahora, cuando tantas personas luchan con su sueño durante la pandemia. Si planea recibir una vacuna en las próximas semanas y meses, es hora de comenzar a trabajar para obtener un sueño más constante y reparador, para preparar su sistema inmunológico y optimizar la efectividad de la vacuna Covid-19.

Cómo el sueño afecta la inmunidad

La falta de sueño compromete la capacidad del sistema inmunitario para funcionar mejor. El sueño saludable y el respeto por los ritmos circadianos son fundamentales para una inmunidad fuerte y sólida. Al igual que el sueño mismo, el sistema inmunitario está regulado por ritmos circadianos, que dirigen la actividad del sistema inmunitario. Incluido cuando se activa para defenderse de virus, bacterias infecciosas y otros patógenos dañinos que amenazan la salud del cuerpo. Como lo muestran varias investigaciones, los ritmos circadianos ayudan a programar el sistema inmunitario para que responda de manera rápida y efectiva a las amenazas que causan enfermedades y a caer cuando la amenaza ha sido neutralizada, Para evitar una inflamación excesiva y crónica que ocurre, se ignora el sistema inmunitario y se encuentra en modo de alerta constante.

Cuando se detienen los ritmos circadianos, la función inmune se ve comprometida. Dormir en una rutina constante, con horas regulares de ir a dormir y despertarse, es una de las formas más importantes de mantener sincronizados los ritmos circadianos y el sistema inmunológico funciona de manera óptima. El sueño mismo afecta el funcionamiento del sistema inmune. Durante el sueño, el sistema inmunitario fortalece sus defensas y esta restauración nocturna es esencial para la función inmune continua y a largo plazo. Los estudios muestran que el sueño corto (en muchos estudios, esto significa dormir menos de 6 horas por noche) está relacionado con la inmunidad deteriorada, que incluye:

  • envejecimiento celular acelerado y longevidad reducida
  • mayor susceptibilidad a infecciones, incluidos virus
  • inflamación crónica y sistémica, una respuesta inmune disfuncional que contribuye significativamente a enfermedades crónicas
  • inmunidad adaptativa debilitada: la capacidad del sistema inmunitario para reconocer amenazas y responder de manera específica y efectiva a ellas

Cómo el sueño afecta la respuesta a la vacuna

El sueño afecta la inmunidad innata, la respuesta de primera línea del cuerpo a la presencia de una amenaza. El sueño también afecta la inmunidad adaptativa o adquirida que ocurre cuando el sistema inmunitario reconoce y recuerda una amenaza y lanza una respuesta específica para atacarla. Las vacunas son una forma importante en que el cuerpo desarrolla la inmunidad adquirida. Las vacunas funcionan de diferentes maneras, pero al final su objetivo es enseñarle al cuerpo a reconocer una amenaza específica, ya sea el virus de la gripe o el coronavirus que causa Covid-19, y producir anticuerpos específicamente destinados a neutralizar esta amenaza.

Una respuesta óptima a la vacuna es la que produce abundantes anticuerpos para combatir la infección específica dirigida. Y la investigación muestra que el sueño corto está asociado con la producción de menos anticuerpos en respuesta a la recepción de una vacuna. Varios estudios, incluidos los que examinan las respuestas de las vacunas a la influenza, la hepatitis A y la hepatitis B, han relacionado el sueño corto con la menor producción de anticuerpos. Las cantidades más largas de sueño, que dan más tiempo para el sueño y la mejora inmune, se asocian con una mayor producción de anticuerpos en respuesta a la vacunación. En algunos estudios, la mayor duración del sueño está relacionada con un aumento de 50 % en la producción de anticuerpos después de una vacuna.

Dormir antes y después de la vacunación afecta la efectividad

La investigación muestra que para optimizar la efectividad de una vacuna, es importante dormir bien antes de recibir la vacuna y después de recibirla. Este estudio de 2020 encontró que la cantidad de sueño recibido por los pacientes antes de recibir una vacuna contra la gripe se relacionó con la respuesta de anticuerpos durante los siguientes meses. La menor duración del sueño en pacientes en las dos noches anteriores a la vacunación se asoció con la producción de menos anticuerpos un mes y cuatro meses después de la vacunación.

La investigación también indica que la falta de sueño después de la inmunización reduce la producción de anticuerpos. Es probable que muchos de nosotros recibamos una vacuna Covid-19 que se suministra en dos partes, separadas por semanas. La investigación sobre el sueño y la respuesta a las vacunas nos dice que dormir bien durante el período de vacunación y más allá puede ayudar a fortalecer la respuesta del cuerpo a la lucha contra los virus.

La mayoría de las investigaciones que vinculan un mejor sueño con una respuesta más sólida a las vacunas indican que la duración del sueño es la clave para lograr la máxima protección contra las vacunas. Esto no significa que la calidad de su sueño no importe. La calidad del sueño siempre es importante. Pero para maximizar la efectividad de la vacuna, no es suficiente dormir profundamente durante unas pocas horas. La duración del descanso nocturno, para la mayoría de los adultos, parece ser esencial para permitir que el sistema inmunitario responda con firmeza a la inmunización.

El estrés puede inhibir la efectividad de las vacunas y dañar el sueño

Muchos de nosotros estamos bajo un estrés severo en este momento y lo hemos estado durante meses. El estrés y la soledad del aislamiento social y la interrupción prolongada de la normalidad en nuestra vida cotidiana están teniendo un costo particularmente alto en el sueño. Existen numerosas investigaciones que muestran que el estrés psicológico reduce la respuesta a la vacuna y reduce la producción de anticuerpos. La soledad y la falta de apoyo social también están relacionadas con la reducción de la efectividad de las vacunas.

Por otro lado, el optimismo y un estado de ánimo positivo, incluso el día de la vacunación, están vinculados a una respuesta adaptativa más fuerte del sistema inmunitario y a una mayor producción de anticuerpos. El fuerte apoyo social también se asocia con una mayor efectividad de la vacuna. Cada acción que tome en este momento para calmar su mente y cuerpo, reducir el estrés y fortalecer sus conexiones sociales puede mejorar la respuesta adaptativa de su cuerpo al recibir la vacuna Covid-19. Dormirá aún mejor, mejorando aún más la protección proporcionada por la vacuna Covid.

Todavía no estamos fuera de peligro, pero hay una luz real al final de este largo túnel. En este momento, los pasos simples todos los días para mejorar su sueño realmente pueden marcar la diferencia en la forma en que su cuerpo trabaja para protegerlo de Covid.

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba