Noches rimas calientes con sueño ausente?

El verano es sinónimo de alegría para la mayoría de las personas: los días se alargan, puede disfrutar de unas pequeñas vacaciones de la rutina, tiene la oportunidad de refrescarse del estrés acumulado durante el invierno pasado … Pero, como cada medalla, también tiene dos puntos de vista opuestos.

Desafortunadamente, todos hemos tenido experiencia al menos una vez de la dificultad de conciliar el sueño debido al calor: nos volvemos y giramos entre las mantas con la esperanza de que el malestar dado por las temperaturas más altas nos deje en paz.

Afortunadamente, sin embargo, algunos expertos vinieron a nuestro rescate, sugiriendo algunos consejos muy útiles a seguir si la columna de Mercurio nos impide dormir regularmente y de manera satisfactoria.

En primer lugar, debe considerarse que cuanto más luz estemos expuestos durante el día, más serán
probables episodios de vigilia nocturna y menor calidad del sueño.

De hecho, nuestro reloj biológico del cerebro determina su ritmo en función de la cantidad de luz y oscuridad que recibimos: es, por lo tanto, la luz la que regula nuestro ritmo circadiano.

La producción de melatonina, la famosa hormona del sueño, está estrechamente relacionada con este mecanismo.

Su secreción está determinada por nuestra percepción de la oscuridad, que consiste en una señal biológica cuyo significado es «es hora de irse a dormir». En la naturaleza, por lo tanto, con la puesta del sol, comienza la producción de melatonina, que se detiene en su resurgimiento posterior a la mañana siguiente.

Se produce por sí solo que en verano, dado que hay menos horas sin luz solar que en invierno, la secreción de esta hormona es menor, por lo que corre el riesgo de causar «desequilibrios de desaparición».

Lo ideal sería recrear en la habitación donde duermes un equilibrio entre la luz y la oscuridad lo más cerca posible de la naturaleza: por un lado, obtener toda la oscuridad necesaria para que el sueño sea un restaurador, por otro lado, sin embargo, asegúrese de que la luz de la primera mañana pueda entrar y dar a nuestro cerebro la señal del nuevo día que está por comenzar.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *