Colchones para personas mayores

Cuando nos hacemos mayores necesitamos un mayor descanso para afrontar mejor el día a día. El requisito principal es que el colchón sea cómodo y se adapte al cuerpo del durmiente para conseguir un descanso de calidad. Algunas personas mayores experimentan dificultades para dormir debido al malestar causado por los dolores y enfermedades que por la edad aparecen. Por lo tanto, se ha de elegir bien el colchón para cada persona.

En este artículo se van a dar unas recomendaciones para que la elección del colchón sea lo más adecuada posible a las necesidades de las personas mayores.

A las personas de avanzada edad se les recomienda el colchón viscoelástico por excelencia. El material viscoelástico se caracteriza por su sensación envolvente ofreciendo confort al durmiente. El colchón se adapta fácilmente al cuerpo repartiendo la presión, de esta forma, no aparecen las temidas úlceras en la piel. El colchon de látex también goza de estas características favorables para las personas mayores, incluso es mucho más suave.

Sea del material que sea el colcón, la firmeza ha de ser media, suficiente para que el grado de adaptabilidad sea el correcto, aunque depende mucho del peso del durmiente. Cuanto más peso, menos adaptabilidad debe de tener el colchón porque la sensación de envolvencia puede ser agobiante.

Muchas personas mayores son las responsables de las tareas domésticas y su movilidad es reducida, por lo tanto, el colchón ha de ser ligero, de poco volumen, para que el manejo sea más práctico y fácil.

Otra opción muy recurrida es el somier articulado. Las personas mayores necesitan dormir con la parte del tronco más alta para conseguir una respiración más fluida. La circulación también es uno de los problemas de salud más comunes y la posición elevada de las piernas es una buena recomendación para disminuir los dolores. Los colchones adecuados para combinar con somieres articulados son los viscoelásticos, de látex y de espumación.

Otro aspecto importante es que el colchón contenga unos tratamientos que regulen la temperatura para que el durmiente no sufra ni mucho frio ni demasiado calor, sino que el colchón mantenga una adecuada temperatura durante todo el descanso.

Después de estos consejos, y teniendo siempre en cuenta las indicaciones del médico, la compra de un colchón para una persona mayor no le ha de resultar difícil. Siempre hay que pensar en la comodidad y en conseguir un descanso sin dolor.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *