Causas y remedios de la artritis del cuello

Cuando la artritis del cuello golpea, puede causar inflamación y rigidez articular dolorosas. Hay varios tipos de artritis del cuello. La osteoartritis cervical implica romper el cartílago dentro de las articulaciones del cuello, lo que puede ocurrir debido al desgaste con el tiempo o puede acelerarse por una lesión. La artritis reumatoide es una enfermedad autoinmune que puede causar daño articular. Cuando la artritis reumatoide ocurre en la columna cervical, es más probable que ocurra en la parte superior del cuello o en la base del cráneo. Finalmente, la espondilitis anquilosante es un tipo de artritis que causa entesitis, una inflamación en la que los ligamentos y tendones se unen al hueso. Mientras que la espondilitis anquilosante generalmente comienza en las caderas y la parte inferior de la espalda, en casos severos puede subir hasta el cuello.

Cómo se desarrolla la osteoartritis cervical

Pares de pequeñas carillas corren a lo largo de la parte posterior de la columna cervical. Cada una de sus carillas está recubierta de cartílago. Este cartílago está rodeado por una cápsula llena de líquido sinovial, que lubrica las carillas de la articulación y permite movimientos de fluido entre las vértebras adyacentes. La osteoartritis de la chapa cervical se desarrolla cuando el cartílago comienza a degenerar o romperse. A medida que el cartílago se adelgaza y se desgasta, se produce fricción hueso sobre hueso en las carillas de las articulaciones. Esta fricción puede crear inflamación y crecimiento óseo excesivo, llamados espuelas óseas (osteofitos).

El dolor de cuello por osteoartritis cervical generalmente comienza gradualmente y progresa con el tiempo. El cuello puede sentirse particularmente rígido y dolorido por la mañana y luego sentirse mejor a medida que pasa el día. Algunos síntomas comunes de la osteoartritis cervical pueden incluir uno o más de los siguientes:

  • Dolor en el cuello que generalmente se siente sordo pero también puede ser agudo o ardiente
  • Dolor referido a la cabeza o hacia abajo en la parte superior de la espalda
  • cuello rígido o movilidad reducida
  • Dolor en el cuello cuando se toca

A veces, las espuelas óseas pueden golpear una raíz nerviosa en el cuello. Este conflicto puede causar dolor en el brazo, que puede parecer una descarga eléctrica. Si la inflamación de la raíz nerviosa causa déficits neurológicos, como entumecimiento o debilidad del brazo o la mano, se llama radiculopatía cervical.

Tratamientos de artrosis cervical

La osteoartritis cervical generalmente se puede manejar con éxito sin cirugía. Los tratamientos comunes incluyen:

  • Descanso o modificación de la actividad. Ir lentamente sobre el cuello durante una exacerbación dolorosa puede aliviar el dolor. Además, puede ser necesario modificar algunas actividades, como el uso de un brazo diferente si desea nadar.

  • Fisioterapia. Un fisiatra, fisioterapeuta u otro profesional médico puede personalizar un programa de ejercicios de cuello para usted. Un cuello más fuerte y flexible tiene una función mejorada, que puede reducir el dolor.

  • Contra drogas. Los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos pueden ayudar a aliviar la inflamación causada por la osteoartritis. Algunos ejemplos incluyen ibuprofeno y naproxeno.  Recuerde leer detenidamente las instrucciones antes de usar cualquier medicamento para reducir el riesgo de complicaciones graves.

  • Terapia de calor y / o frío. La aplicación de hielo puede ayudar a reducir la inflamación y el dolor entumecido. Otras personas pueden preferir aplicar terapia de calor, lo que puede aumentar el flujo sanguíneo y relajar los músculos. Al aplicar terapia de calor o frío, las aplicaciones deben durar aproximadamente 15 minutos con aproximadamente 2 horas de descanso en el medio. Mantenga una capa entre la piel y la fuente de calor / frío.

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba